ACmcgarrybowen_despachoCincel_007.jpg

Oficinas de publicidaD

Mcgarry Bowen México

Tipo

Construcción y Remodelación

Cliente

AC McgarryBowen

Dimensión

1,936 m2

Estatus

Completo

Año

2018

Ubicación

Nuevo polanco, CDMX

Equipo

Paul Langarica, Raul Moreira, Alejandro Riofrio, Arturo Garcia, Salvador Albino, Rafael Salazar, Guillermo Chavez, Diego Valadez, Fernando Orta, Mario Rico, Artesanos de Guadalupita.

 

Ubicadas en Nuevo Polanco, en una antigua fábrica textil, se encuentran las nuevas oficinas de AC McgarryBowen, agencia internacional de publicidad. En 1,936 m2 se concibe un espacio para albergar a un equipo joven y creativo conformado por más de 230 profesionales dentro de un entorno industrial donde convergen 7 distintas áreas de trabajo, 6 salas de juntas, un anfiteatro para 80 personas, un estudio de grabación, un foro de producción que permite desarrollar contenido multimedia, además de un área de Data Intelligence, uno de los mayores instrumentos para el grupo de comunicación.

El elemento más importante para el diseño fue la introducción de la luz natural e integración de la vegetación a un entorno industrial. Para ello, esta propuesta parte desde un jardín central que funciona como corazón del proyecto, contenido por altos vitrales de más de 5 metros de altura, que permite ser visto desde cualquier parte. A un costado, las oficinas de los directivos comparten una terraza y tienen una vista panorámica del lugar. Un ambiente notable, es el destinado al equipo creativo, el espacio más grande de este proyecto donde permea la luz natural y en el cual las personas pueden relacionarse libremente.

En el centro del recinto, elevado en un tapanco, se encuentra la sala de juntas principal, para albergar a más de 20 personas, con una amplia perspectiva del espacio y rematando con una vista ajardinada. Para acceder a él, se proyectó una escalera helicoidal de acero que funge como remate visual de la recepción. La cafetería fue dispuesta al fondo del complejo con una inmejorable cercanía al área verde, para que quienes laboran aquí puedan interactuar con el entorno. Lo mismo ocurre con el último costado del lugar, un auditorio abierto que puede ser utilizado para llevar a cabo desde pequeñas juntas individuales hasta conferencias e incluso, foros que incluyan a invitados externos que por supuesto, cuentan con el jardín como remate visual.